EL PRIMER PESEBRE IDEADO POR SAN FRANCISCO DE ASÍS NOS SIGUE INSPIRANDO PARA REFLEXIONAR EN NAVIDAD

Por: Nombre del autor  Hermana María Carlina Marín Henao
Área de Educación Religiosa, Ética y Valores

                                              Imagen de San Francisco1

Fieles a la profunda riqueza que ha impregnado San Francisco de Asís a sus seguidores, hemos querido resaltar en este año de las “Bodas de Diamante”  de nuestro amado Colegio de la Santísima Trinidad, el sentido que dio San Francisco de Asís al Pesebre de Navidad. Muchos autores, especialmente Tomás de Celano, se han dedicado a escribir sobre este singular Santo de Asís.
Se ha afirmado que mientras Francisco caminaba esparciendo su mensaje, en la población de Rieti en 1223, fue sorprendido por la Navidad en la ermita de Greccio, pequeña población, situada entre Roma y Asís, a 15 Kilómetros de Rieti, y fue allí donde comenzó la idea de San Francisco de Asís, de representar en vivo el pesebre En aquella ocasión, quiso celebrar el acontecimiento y hacer algo especial que ayudase a la gente a recordar al Cristo Niño y su nacimiento en Belén y ésta encantadora idea, se regó por toda Italia y muy pronto se difundió alrededor del mundo entero. Tomás de Celano dice que la Encarnación era un componente clave en la  espiritualidad de Francisco y quiso, en aquella ocasión, celebrar el acontecimiento y hacer algo especial que le ayudara a la gente a recordar al Cristo Niño y su nacimiento en Belén.
También nos dice Celano que, Francisco atraído por El Evangelio de San Lucas 2, 1-7, unos quince días antes de la Navidad mandó llamar a Juan de Vellita y le dijo: “si quieres que celebremos en Greccio esta fiesta del Señor, date prisa y prepara lo que te voy a indicar. Deseo celebrar la memoria del Niño que nació en Belén y contemplar de alguna manera con mis ojos al Niño Dios, cómo fue reclinado en el pesebre y cómo fue colocado sobre heno entre el buey y el asno” y en la noche de Navidad, la gente se dirigió al lugar donde vivían los Frailes, cantando y con antorchas cruzando alegremente el bosque. En una gruta prepararon un altar sobre un pesebre, junto al cual habían colocado una mula y un buey, como escribió Tomás de Celano,  en esa noche se rindió honor a la sencillez, se exaltó la pobreza, se alabó la humildad y Greccio se convirtió en una nueva Belén. Para esta celebración Francisco había obtenido el permiso del Papa Honorio III. La homilía corrió a su cargo, pues era diácono, y mientras hablaba del Niño de Belén, se relamía los labios y su voz era como el balido de una oveja. La gente volvió contenta a sus casas, llevándose como recuerdo la paja, que luego demostró ser una buena medicina para curar a los animales.
Más adelante, se elaboró el pesebre por primera vez, en figuras de barro, en Nápoles y hoy en todo el mundo se organiza el pesebre el 16 de Diciembre o mucho antes de la Novena de Navidad2.

0 Comentarios :

El comentario debe estar relacionado con la publicación.
Se hará visible una vez sea aprobado.

Copyright © 2016 - 2017 Colegio Santísima Trinidad