Un año musical

Por: Anderson Enrique Velázquez Toloza


Con la satisfacción de haber dejado huella importante en la gran familia del Colegio de la Santísima Trinidad, finalizamos este año con logros importantes como lo fue la creación de la “Eco-Banda” de la Santísima Trinidad, un proyecto realizado con los niños de Transición, y que por primera vez en 74 años de historia de nuestra institución, tenemos el gran honor de decir que contamos con una banda, aunque es un proyecto que debe ir creciendo con el tiempo, nuestra banda nació debido a la necesidad del Colegio de contar con una agrupación musical, y a su vez la necesidad de aprovechar todos el material que muchas veces se desecha y que solo contamina nuestro Medio Ambiente, y fue gracias al apoyo de los Padres de Familia de Transición, de nuestros compañeros de mantenimiento, quienes nos facilitaron el taller para adecuar este material para los niños, y de las compañeras de Preescolar quienes fueron motivación importante para que el proyecto no decayera.

A su vez es importante destacar a nuestras niñas violinistas, quienes con mucho esmero y dedicación asistieron muy juiciosas a las clases y así poder sacar adelante lo que llamé, “pequeña orquesta de violines” y las niñas llamaron “violinandia” y de la cual no solo fue las niñas que se pudieron presentar, pues detrás de ellas quedó un semillero de futuras violinistas y que para próximos años serán las integrantes del grupo de violines para que este también continúe en crecimiento, y también es la primera vez que se empieza a destacar un grupo musical en la institución.

Y sin dejar de nombrar a nuestras niñas de guitarra, ukelele, flauta, batería y canto, quienes con mucha paciencia y esmero participaron en la clase y la cual sirve de apoyo y motivación para que nuestro semillero musical siga adelante, y que la gran familia musical del Colegio de la Santísima Trinidad siga en crecimiento año tras año.

Es importante resaltar que en las clases se dio prioridad a la música de nuestro país, la música colombiana, por ser de vital importancia sembrar en nuestra niñez el amor y sentido de pertenencia por lo nuestro, pues si en los colegios no enseñamos sobre la guabina, el bambuco, el pasillo, torbellino, cumbia, porro y así todos los ritmos propios de nuestro país, difícilmente podremos lograr mantener vivas las tradiciones y conservar nuestra cultura viva, como dijo un famoso músico santandereano “como quieren que a los niños les guste la guabina si no se la dejan escuchar”.






0 Comentarios :

El comentario debe estar relacionado con la publicación.
Se hará visible una vez sea aprobado.

Copyright © 2016 - 2017 Colegio Santísima Trinidad