Impresión de las llagas de San Francisco de Asís

Cada 17 de septiembre recordamos que nuestro seráfico padre San Francisco de Asís al vivir el evangelio e identificarse tanto con Jesús crucificado mereció recibir las señales de la pasión, las cuales le permitieron vivir la pasión de Cristo en la tierra.

Dos años antes de su muerte San Francisco se retiró a Toscana para preparar la fiesta de San Miguel Arcángel, estuvo en oración con los brazos abiertos durante toda la noche.  Nuestro Señor Jesucristo se le apareció en la figura de un serafín de seis alas y le imprimió en su cuerpo las llagas sagradas.

Al final de su vida, cuando su salud lo abandonaba, encuentra su perfecta alegría y compone el cántico de las criaturas.


Fuente Imagen:
El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de colsantisimatrinidad.net
Copyright © 2016 - 2017 Colegio Santísima Trinidad