El poder de la palabra

Fuente Revista Portafolio
La expresión hablada es uno de los principales recursos psicológicos para el día a día, destinados a hacer de nuestra vida algo mejor y echar raíces en el interior de nosotros mismos, según la psicóloga Elena Rubio, experta en psicología de la conciencia, psicología energética y neurolingüística.

Sus trabajos giran en torno a la idea de que el lenguaje no solo sirve para expresarnos y comunicarnos con los demás, sino también con nosotros mismos y tiene un inmenso poder de trasformación de la vida y un gran impacto en la psique y las emociones.

Para ponerlo al servicio de nuestro crecimiento y autoconocimiento, según la experta, es vital utilizarlo adecuadamente, y elegir “con mimo” las palabras y frases que salen de nuestra boca.

Elena Rubio, autora del libro ‘Tú también puedes’, explica cómo hablar para sanar y evolucionar, mejorando nuestra autoestima y seguridad.

“El lenguaje es un ‘input’, un estímulo que hace las veces de timón del barco, porque va a generar una orden en el cerebro y en la psique para producir una respuesta, una acción”, señala la especialista.

Como ejemplo de este fenómeno, esta psicóloga sugiere fijarse en el lenguaje que usa un entrenador con sus deportistas, con expresiones del tipo ‘A ganar’, ‘Tú puedes’ o ‘ustedes son los mejores’ y que, según Rubio, “son mensajes creados para provocar una reacción, para virar la embarcación hacia un rumbo determinado”.

De hecho, la expresión ‘Tú también puedes’ con la que Rubio titula su libro “es el reflejo de una clave, de una semilla que contiene una información única: que podemos acercarnos al núcleo mismo de nuestra propia psique y trabajar desde ahí para construir una vida mejor para nosotros mismos y, por lo tanto, para todos aquellos que nos rodean directa e indirectamente”, explica.

A CULTIVAR LA MENTE

“El lenguaje conduce a la mente hacia un mundo determinado. Por ejemplo, si nos dan una noticia muy mala o muy buena, nuestra mente se dirige a ese tema, el que sea”, indica la autora de ‘Tú también puedes’.

En cuanto a las emociones, señala que el lenguaje “las moviliza” y, “por ejemplo, al decirle a alguien que le queremos estamos propiciando emociones de amor y confianza”.

Según Rubio, “En Oriente se han desarrollado los ‘mantras’ que son frases construidas de palabras y sílabas que repitiéndolas generan un estado determinado. Las sílabas contienen frecuencias, el sonido es vibración, el lenguaje es sonido”.

La Programación neuro Lingüística desarrollada en California, Estados Unidos, en la década de 1970, “surge tras el descubrimiento de que el lenguaje genera reacciones neurológicas, y estas intervienen en la visión y en las creencias personales”, de acuerdo a esta psicóloga.

Esta se emplea para aumentar la autoestima, disminuir la culpabilidad y desactivar creencias limitadoras.

UNA HERRAMIENTA PARA EL CAMBIO

Para ejercitar la poderosa técnica psicológica de la asociación lingüística, la psicóloga Elena Rubio aconseja los siguientes pasos:

  • Elija el tema que quiere transformar y sea concreto.
  • Escoja bien sus palabras ya que poseen un enorme poder.
  • Elabore una frase que recoja realmente lo que desea incorporar a su vida o la situación compleja que quiere transformar.
  • Escriba y pronuncie en voz alta esa frase, asociando el lenguaje con la emoción.
  • Conecte con sus sentimientos y sienta de verdad la frase en el momento en que la pronuncia: cierre los ojos y crea lo que dice.
  • El último factor es la repetición: como una letanía o un mantra repita muchas veces su frase.
  • Practique esta herramienta lingüística varias veces seguidas y varias veces al día: por la mañana, al mediodía, por la noche.

En el futuro puede utilizar esta fórmula para mejorar sus circunstancias personales.
Copyright © 2016 - 2017 Colegio Santísima Trinidad