Día del árbol

By Taydith Teresa Sierra Tibamoza
Solamente tendríamos que ponernos a pensar con mucha seriedad e imaginación ¿cómo sería nuestra existencia en este planeta sin árboles?  Yo al menos no puedo imaginarlo.  Un planeta sin árboles, sería un planeta árido, triste y oscuro.

¿Se ha fijado usted en los árboles que están en el parque de su comunidad o los que están plantados en los alrededores de su centro de trabajo o estudio?  Seguramente ni los ha determinado, porque ellos están allí todo el tiempo, dándonos servicio las 24 horas de día, todos los días para mejorar nuestro ambiente y nuestra calidad de vida.

El 29 de agosto próximo se celebrará el Día del Árbol, fecha que debe servirnos de reflexión acerca de los bienes y servicios que nos provee.

Los árboles nos brindan alimento, protección, medicina, materia prima para la construcción y capturan carbono.  Sus aportes van desde la conservación del agua a la reducción de la erosión de la tierra, desde la conservación de la energía hasta el combate del efecto invernadero de la atmósfera   Los árboles, actúan como filtros removiendo el carbono del CO2  y almacenándolo como celulosa en el tronco mientras devuelven oxígeno a la atmósfera.  Un árbol saludable almacena aproximadamente 6 kilos de carbono anualmente.

Un espacio con árboles es más agradable, generalmente la mayoría de las personas respondemos a su presencia no sólo admirando su belleza, sino que nos sentimos serenos, descansados y tranquilos.  Un parque, un bosque, es un pulmón que embellece el entorno y atrae a la biodiversidad.  Los beneficios que nos brindan los árboles son múltiples y sería muy largo enumerarlos, pero por eso mismo debemos cuidarlos.

El Día del Árbol es una buena oportunidad para comprometernos a valorar su bondadosa función.  No deje que su mascota orine en sus alrededores, no tire basura cerca, no los patees, no haga figuras en sus troncos, no los elimine.

Pero también busquemos la oportunidad de participar y promover campañas de reforestación en nuestras comunidades para poder seguir disfrutando de tanta bondad.  El árbol no debe valer solo como madera, ni como los impuestos que generan su corta.  Debe valer sobre todo por el servicio que nos brinda.  Debe valer en pie, no en troza.  Ojalá que usted durante su vida plante al menos un árbol cada año.  Yo ya lo hice, ya contribuí con el ambiente, el planeta y nuestra supervivencia.

¡Respetemos la existencia de los árboles, de ellos depende la nuestra y la de los niños y niñas del futuro.

0 Comentarios :

El comentario debe estar relacionado con la publicación.
Se hará visible una vez sea aprobado.

Copyright © 2016 - 2017 Colegio Santísima Trinidad