Día de la Tierra

Por Taydith Teresa Sierra Tibamoza
El Día de la Tierra invita a las personas, pero sobre todo a los Gobiernos, a tomar decisiones y crear leyes que fundamenten el cuidado del Planeta. Son muchos los gobernantes que, desde 1970, han trabajado en Pro al medio ambiente, tratando así de disminuir los graves efectos que los humanos hemos causado sobre el mismo.

El objetivo de este día, celebrado por primera vez en 1970 en Estados Unidos, Canadá y algunos países de Europa Occidental, es el desarrollo de una conciencia medioambiental en todo el mundo. Cada vez es mayor la preocupación por la extinción de especies vegetales y animales, la contaminación del aire, del agua o del suelo, el cambio climático... Nos hemos dado cuenta que los cambios que el hombre provoca en la naturaleza en la mayoría de ocasiones tienen consecuencias adversas para los humanos.


La Tierra mantiene el curso de la vida desde hace mil millones de años. Todo lo que el hombre necesita para sobrevivir proviene de la naturaleza, además no es la única especie existente, así muchos lo hayan olvidado. Compartimos todo lo que la Tierra nos ofrece con las demás especies, pero nos negamos a respetar esos otros ciclos de vida.

Aunque el panorama sea complejo, aún estamos a tiempo de lograr un cambio. La Tierra necesita de muchas manos, entre esas la tuya. Por eso todos podemos proteger el planeta sin salir de nuestra casa:

  1. Utilizar bombillos ahorradores (Alógeno), pues consume 80% menos de energía que un incandescente.
  2. Aunque parezca lo contrario, un escape de agua, incluso una pequeña gota, puede desperdiciar hasta 13 litros de agua al día, por eso hay que asegurarse de arreglarlas tan pronto como sea posible.
  3. Al salir de viaje, procurar dejar el refrigerador vacío, desconectado y limpio, con la puerta abierta para que no se formen hongos y bacterias.
  4. Evitar comprar "ambientadores", Lo mejor es ventilar las habitaciones y poner plantas con flores naturales aromáticas.
  5. Acostumbrarse a utilizar pilas o baterías recargables en todos los aparatos que las requieran. Cuestan más, pero a mediano plazo son mucho más rentables y ayudan a frenar el deterioro ambiental.
  6. Evitar comprar aerosoles o spray en cuya composición intervengan gases clorofluorcarbonados (CFC), los cuales afectan la capa de ozono.
  7. Ubicar el refrigerador lejos de la estufa o de alguna otra fuente de calor, así el motor se esfuerza menos y consume menos energía.
  8. Utilizar una estufa de gas en vez de una eléctrica, así ahorrará hasta un 70 % de energía.
  9. Si se forma escarcha, descongelar el refrigerador antes que la capa alcance 3 mm de espesor, de lo contrario su consumo aumentará hasta un 30%.
  10. No dejar la llave abierta mientras nos cepillamos los dientes. Un vaso con agua es suficiente para la limpieza dental.
  11. Lavar el carro con un balde de agua y un trapo empapado, no utilizar la manguera ya que esto equivale a gastar 50 litros de agua potable por lavada.
  12. Los suavizantes para ropa "delicada", son de alto impacto para la naturaleza y los seres vivos, además disminuyen la duración de la ropa y pueden generar afectaciones en la piel sensible, así que es mejor evitar su uso.

0 Comentarios :

El comentario debe estar relacionado con la publicación.
Se hará visible una vez sea aprobado.

Copyright © 2016 - 2017 Colegio Santísima Trinidad