¿Cómo apoyar a mi hijo adolescente para encontrar un proyecto de vida?

Por: Gabriel Molano Rojas

El proyecto de vida es el camino que cada uno decide seguir.
Nuestros hijos adolescentes se preparan para enfrentar uno de sus mayores retos: encontrar su propio camino.

Los proyectos de vida son formas de planear lo que nos depara el futuro. En el caso de nuestros hijos que entrarán a la universidad, su proyecto inicia desde cero, teniendo la opción de elegir completamente cómo labrar el sueño que tengan para sus vidas.

No existen fórmulas mágicas que nos digan cómo llegar a ser lo que siempre hemos soñado y lastimosamente no podemos inventarlas para que nuestros hijos las sigan al pie de la letra y alcancen sus metas.

Es tarea de ellos afrontar la complejidad del mundo, empezando por decidir sobre qué carrera y en qué institución la cursara; estos dos elementos determinarán el tipo de persona que puede llegar a ser y la forma en que se relacionará con el mundo.

Desde afuera y como padres quisiéramos que nuestros hijos tomaran una decisión certera al primer intento y además que lo hicieran con la mayor prontitud para poder reorganizar el presupuesto familiar y plantear nuevas reglas en la vivienda. Pero no puede ser así.

Mientras que para los adultos la toma de decisiones resulta más rápida en la mayoría de los casos, los adolescentes requieren más tiempo para procesar la información y tomar una decisión que los satisfaga, por eso el primer paso para abordar su proyecto de vida es la paciencia.

La doctora Juliana Ojeda, Psicóloga de Promoción y Divulgación de la Universidad del Rosario comenta que en esta etapa "es muy importante que padres sean pacientes del proceso y el ritmo de sus hijos, debido a que la maduración de una idea o decisión toma en los adolescentes más tiempo del que podría tomar para un adulto, ya que por ejemplo elegir una carrera hace parte de una de las decisiones más trascendentales de la vida". 

Pero elegir una carrera no es lo más complicado del proceso, realmente las bases del proyecto de vida están atadas a lo que se necesita y a lo que se quiere, temas que en ocasiones resultan contradictorios y por ende la elección entre el uno o el otro no es tan sencilla.

Los padres durante el crecimiento de los hijos hemos ido formándolos para que comprendan las prioridades de la vida. Ahora es el momento en que ellos deben tomar esos aprendizajes y ponerlos dentro de la baraja de la que resultará la elección profesional.

Pasos para definir un proyecto de vida
No son reglas preestablecidas, pero la mayoría de orientadores coinciden en que al avanzar paso a paso entre las siguientes líneas es posible tener un proyecto de vida estructurado y sobretodo un buen marco de referencia para la toma de decisiones universitarias:

1. Reconocer el contexto en que se está e identificar los recursos con que se cuenta para empezar a planear a partir de ellos. Este reconocimiento necesita de una mirada objetiva y sobretodo optimista sobre el futuro.

2. Identificar las necesidades y las metas iniciales que se deben alcanzar para encontrarles una salida.

3. Hacer un análisis profundo sobre los gustos hasta encontrar aquello con lo que realmente sintamos tener una conexión.

4. A partir de los gustos, generar distintas vías en las que se combinen los recursos disponibles y se superen las necesidades existentes.

5. Compartir los caminos trazados con la familia y los amigos para recibir su consejo y reajustarlos de ser necesario.

6. Medir de forma objetiva la posibilidad de obtener éxito siguiendo cada uno de estos caminos y ponerlos en una balanza para saber cuál podría ser más significativo en nuestras vidas.

Como padres podemos guiar a nuestros hijos a través de estos pasos haciéndoles ver que ellos son quienes toman las decisiones y que nosotros estamos ahí para acompañarlos.

Una vez hecho este ejercicio la toma de una decisión sobre el futuro profesional parece más simple. Lo que se debe tener en cuenta es que el proceso requiere de una mirada objetiva y de todo nuestro apoyo para que logren sus metas.

"Este apoyo debe ser constante, del día a día, sin implicar el acoso y la presión en la toma de decisiones, ya que la construcción de un proyecto de vida implica aciertos y equivocaciones, de ahí la esencia de elegir entre un camino u otro", concluye la doctora Ojeda.

0 Comentarios :

El comentario debe estar relacionado con la publicación.
Se hará visible una vez sea aprobado.

Copyright © 2016 - 2017 Colegio Santísima Trinidad