Tareas escolares en la casa: ¿Una fuente de desigualdad social?

Tarea
Por Magali Lagrange - París
¿Deben los alumnos de primaria tener que hacer tareas escolares en casa? Este viejo debate que se remonta a decenas de años atrás surgió de nuevo en Francia. Mientras algunos subrayan su valor pedagógico, otros afirman que acentúan la desigualdad entre los niños.


En Francia, darles a los alumnos de primaria tareas escritas en casa está prohibido por ley desde el año 1956. Pero a pesar de ello, y aunque los profesores intentan dar menos tareas desde hace unos diez años, la gran mayoría de los niños franceses tienen que estudiar después de un largo día de escuela que en Francia se extiende desde las 8.30 hasta las 16.30 horas

Para reanudar este debate, la asociación de padres de alumnos más importante del país -la Federación de los Consejos de Padres de Alumnos (FCPE)- lanzó el pasado 26 de marzo una "quincena sin tareas", apelando a todos los actores del sector – profesores, directores y padres – a boicotear las tareas en casa.
Junto con otras asociaciones, la FCPE denunció lo que definió como una "subcontratación pedagógica" para las familias que supone una injusticia para las más frágiles, con padres que han estudiado menos.
"Desde hace mucho tiempo, denunciamos las tareas en casa, ya que nunca nadie ha demostrado su eficacia. Además, acentúan la desigualdad entre los niños que pueden o no recibir ayuda en casa", explica el texto de presentación de la iniciativa.
Tensiones en el hogar
Por su parte, el ministro de Educación, Luc Chatel, criticó la iniciativa y denunció su carácter "demagógico". "Renunciar al esfuerzo que representan las tareas en nombre del supuesto bienestar del niño es una idea que no es igualitaria. Porque implica que no sirve de nada trabajar fuera de la clase, cuando se sabe que los hijos de las familias más favorecidas siempre tendrán apoyo en casa", dijo.
De hecho, parece que algunas tareas son útiles, como cuando el alumno repasa en casa lo que ya ha estudiado en clase, ya que el cerebro trabaja de noche. Pero muchas investigaciones sobre el tema también tienden a demostrar que las tareas hechas durante las vacaciones sí aumentan las desigualdades.
"En fin, todo depende de la cantidad de trabajo y de su naturaleza. Las que acentúan las desigualdades son las tareas que piden a los alumnos anticipar unas lecciones o explorar cosas que aún no se han estudiado con el profesor", explicó a BBC Mundo Patrick Rayou, investigador especializado en ciencias de la educación de la Universidad Paris 8.
Otro argumento en contra de las tareas son las tensiones que llegan a crear en el hogar. ¿Quién puede decir que no se ha quejado nunca de tener que ayudar a sus hijos al volver a casa después de un largo día de trabajo?
Es lo que subrayó un estudio publicado por la Asociación de la Fundación Estudiantil para la Ciudad (AFEV). El 59% de los padres interrogados dijeron que ayudar a sus hijos con las tareas era un momento difícil.

Niños y padres

En la página web dedicada a la iniciativa de la FCPE, los padres están invitados a dejar su testimonio. Algunos cuentan su propia experiencia y evocan los conflictos que a menudo surgen a raíz de las tareas escolares.
"Las tareas en casa causan mucho estrés y provocan conflictos entre mi esposo y nuestro hijo de nueve años. Siempre estoy preocupada porque sé que van a terminar peleando", relata una madre en esta página.
¿Y qué opinan los profesores de este tema? Para Rayou, la mayoría no están convencidos de que el trabajo hecho en casa sea de mucha calidad. Otros ni saben quién lo hace. Pero no imaginan soluciones alternativas.
"Nos dimos cuenta de que, para muchos profesores, las tareas en casa son más bien para los padres y son como la prueba del trabajo que hacen con sus hijos durante todo el día. También es una manera para los padres de participar en lo que hacen sus hijos en la escuela", analizó Rayou.

0 Comentarios :

El comentario debe estar relacionado con la publicación.
Se hará visible una vez sea aprobado.

Copyright © 2016 - 2017 Colegio Santísima Trinidad