Matemáticas e inglés: puntos débiles de los estudiantes colombianos

Por Hilda Rocío Hurtado
Redactora de EL TIEMPO

Así lo han detectado las evaluaciones estatales, claves para mejorar las políticas educativas.

Desde 1968, año en que se empezó a aplicar el examen Icfes de grado once en el país (ahora conocido como Saber 11), estudiantes, maestros, directivos, instituciones, Gobierno y la población en general, son concientes de la importancia de medir cómo vamos en educación.
Esa relevancia se hace cada vez más clara en el contexto nacional y es precisamente por eso que hoy, 44 años después de la primera prueba aplicada en el territorio, existen tres exámenes nacionales y se coordinan aproximadamente unos cuatro internacionales que se aplican en diferentes momentos del proceso educativo.
Todas estas pruebas han mostrado resultados que ponen en evidencia un panorama de la calidad de la educación en el país, cuya información no es simplemente utilizada para 'rajar' o 'premiar', sino para establecer políticas en muchos sentidos que permitan el avance hacia el mejoramiento, ya que evidentemente, hay diferentes aspectos en los que la calidad de la formación no está bien.
Sin embargo, aclara Margarita Peña Borrero, directora del Instituto Colombiano para la Evaluación de la Educación, Icfes, que aunque "Colombia no está bien, no podemos quedarnos ahí. Las evaluaciones nos dan una idea de cómo nos estamos desempeñando frente a unos estándares comparables y nos están permitiendo, tanto nacional como internacionalmente, saber dónde se encuentran las fallas más grandes y dónde habría que poner énfasis para mejorar".
Indicadores desde la primaria


Gracias al examen nacional Saber 5º y 9º, que se aplica anualmente a estudiantes de estos grados escolares y, que a partir de este año incluirá también la prueba a tercer grado, se pudo establecer que solo el 35 por ciento de los estudiantes de quinto grado y el 40 por ciento de los de noveno logran los desempeños esperados en las pruebas de lenguaje.



En matemáticas, el 25 por ciento de los alumnos de quinto y el 22 por ciento de los de noveno alcanzan o superan los niveles esperados. En ciencias estos porcentajes corresponden al 26 por ciento y 30 por ciento, respectivamente, según la última prueba realizada en el 2009.

Cifras que son corroboradas por el examen internacional Pisa (Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes, por sus siglas en inglés) en el que participa Colombia desde el 2006 y profundiza en lectura, matemáticas y ciencias, igual que el Saber 5º y 9o.


Los hallazgos del 2009 demuestran que el 53 por ciento de los jóvenes colombianos de 15 años tienen niveles de comprensión de lectura apropiados, y solo el 31 por ciento alcanzan un desempeño adecuado en matemáticas, indica el Icfes.

Así, tenemos problemas que atender. Más si incluimos la prueba de comprensión de lectura de textos en formato web, también aplicada por Pisa en el 2009 a estudiantes de 15 años en 19 países, según la cual, aunque pueden "utilizar herramientas de desplazamiento, navegar por páginas web con direcciones explícitas y localizar información sencilla, solo uno de cada mil jóvenes colombianos son capaces de localizar información relevante en sitios web y evaluar su utilidad", explica el Icfes.
Con los mayores
El Saber 11º (conocido anteriormente como examen del Icfes) y el Saber Pro, que son pruebas de Estado, lo que significa que su presentación es requisito para ingresar y graduarse de la educación superior, respectivamente, muestran resultados que ponen en alerta la calidad de la educación.
En el área de inglés, una de las que más fácil se puede comparar en evaluaciones tan específicas como estas, se encontró que "en el 2011, solo el 2 por ciento de los bachilleres de colegios de calendario A, y el 24 por ciento de los de calendario B (en este están colegios privados, y una parte importante de ellos es bilingüe) pueden describir, en esa lengua, experiencias, deseos, explicar sus planes y justificar sus opiniones", documenta el Icfes. Mientras que el 22 por ciento de los que están próximos a graduarse de la educación superior alcanzan ese desempeño.
Y en competencias como la escritura, el 30 por ciento de cerca de 210 mil jóvenes evaluados en Saber Pro, hasta el momento, es capaz de producir escritos organizados, coherentes con el tema propuesto en la prueba, y aplicar las reglas de la misma.
Son datos que ponen en alerta sobre la calidad y con los cuales se han direccionado políticas como el Plan Nacional de Bilingüismo, que tiene como meta que para el 2019 y los estudiantes de preescolar básica y media alcancen diferentes niveles de dominio de inglés, de acuerdo con su grado escolar.
Son los mismos resultados que arrojan estos dos exámenes los que permiten tomar, de manera individual, decisiones de cambio hacia una estrategia institucional.
En los de 11, por ejemplo, el Icfes produce reportes por colegio, por municipios y por departamento, que pueden ser consultados libremente en www.icfesinteractivo.gov.co.


Todos se benefician con la medición

Para Gustavo William Arboleda, rector de la Institución Educativa Cárdenas Centro de Palmira, los exámenes y clasificaciones han permitido que su colegio, que está en nivel muy superior según el Icfes, se compare con otros referentes.
"Para los estudiantes, los beneficios son significativos; uno de ellos es la oportunidad de acceder a universidades de prestigio y obtener becas", dice.
Lo mismo sucede con los de Saber Pro, que con su más reciente cambio desde noviembre del 2011, con el que además de evaluar pruebas genéricas se miden competencias específicas comunes que presentan ciertos grupos de programas, dará mayor posibilidad de comparar grupos de pregrados.
Gracias a esto, estudiantes como Pablo García Jaramillo, de 23 años, fue destacado al final del 2011 como el mejor en el área de matemáticas y ciencias naturales. "Tener un resultado sobresaliente en el Saber Pro, en matemáticas, me ha traído muchas satisfacciones", dice el alumno de la U. de los Andes.
Información con fines investigativos
Otro aspecto importante de la evaluación es que la información arrojada en los exámenes está a disposición de todos los agentes educativos o investigativos que estén en la capacidad de manejar amplias bases de datos y además tengan interés por realizar estudios serios que aporten nuevos conocimientos.
Este esfuerzo que se realiza con los datos, permite un desarrollo no solo para los investigadores del país, sino para el mismo sistema educativo.

Es por eso que desde hace un tiempo los indicadores están disponibles para quienes estén interesados en la dirección http://www.icfes.gov.co/investigacion/index.php/bdicfes. 



En el ámbito internacional

En el Estudio Internacional de Cívica y Ciudadanía (ICCS, por su sigla en inglés) también realizado en el 2009, se encontró que "el 21 por ciento de los jóvenes colombianos de 14 años ni siquiera están familiarizados con conceptos tan importantes para el ejercicio ciudadano como son igualdad, cohesión social y libertad; tampoco con principios de la democracia". En este sentido, también se han tomado medidas como la creación del Plan Nacional de Educación en Derechos Humanos, que consolidará un Consejo Nacional en la materia, para ratificar la política en hechos.
Estrategias clave
Diferentes políticas se encaminan hoy a mejorar los diferentes indicadores. El Plan Nacional de Lectura y Escritura (PNLE), que fue relanzado recientemente en Cartagena por el Ministerio de Educación Nacional y el Ministerio de Cultura, en el marco del 59 acuerdo para la prosperidad, va encaminado a mejorar la comprensión lectora y la producción textual.
Mientras que en el ámbito de las matemáticas, recientemente se lanzó una estrategia nacional para diseñar e implementar en el país el Programa de Educación Económica y Financiera, que además de estar encaminado a fortalecer las competencias básicas de matemáticas de niños y jóvenes, permitirá, según el MEN, mayor participación de la sociedad en las decisiones que la afectan en la vida económica, política, administrativa y cultural de la Nación.
De igual manera, surgió la política de focalizar esfuerzos y acompañar a las instituciones de bajo rendimiento académico, con el fin de que cambien sus estrategias pedagógicas. Esto bajo la Política Nacional de Mejoramiento de la Calidad, en la que está centrada la administración del presente Gobierno.

0 Comentarios :

El comentario debe estar relacionado con la publicación.
Se hará visible una vez sea aprobado.

Copyright © 2016 - 2017 Colegio Santísima Trinidad