Seguridad para niños y adolescentes en la red

Probablemente, tú ya has aprendido una larga lista de lecciones importantes de seguridad y privacidad: Mirar a ambos lados antes de cruzar la calle; abrocharte el cinturón de seguridad; esconder tu diario personal donde no lo pueda encontrar el travieso de tu hermanito; no hablar con extraños.

Alerta en Línea desea que considere con atención otra lección más para agregar a la lista: No coloques ninguna información sobre ti en línea que no desees que sea conocida por el mundo entero. El internet facilita el intercambio de información, lo que significa muchas más personas de las que tú deseas podrían ver tu información, incluyendo tus padres, tus maestros, tu empleador, la policía — y también los extraños, algunos de los cuales podrían ser peligrosos.

Los sitios Web de redes sociales han agregado un nuevo factor al dicho "amigos de los amigos". Suministrando tu información personal y usando blogs, salas de chateo, correo electrónico o mensajes instantáneos te puedes comunicar con una comunidad limitada o con el mundo entero. Pero si bien es cierto que las redes sociales en línea pueden ampliar tu círculo de amigos, también pueden ampliar tu exposición a otras personas con intenciones poco amigables. Seguramente ya habrás escuchado historias sobre otras personas que fueron acosadas por alguien que conocieron en línea, que sufrieron robo de identidad o que padecieron ataques de hackers.

Tu seguridad está en juego

Alerta en Línea te brinda las siguientes recomendaciones para socializar en línea de manera segura:

Antes de asociarte a un sitio de redes sociales, piensa en las diferentes opciones que te ofrecen. Algunos sitios permitirán que solamente una comunidad de usuarios definida y limitada pueda acceder a los contenidos colocados en el sitio, otros sitios Web permiten el acceso a todos los usuarios que deseen verla.

Piensa en mantener algún tipo de control sobre la información que coloques en el sitio. Considera restringir el acceso a tu página para que solamente pueda ser visitada por tus amigos de la escuela, de algún club o equipo deportivo al que perteneces, o por miembros de grupos comunitarios o tus familiares.

No reveles tu información personal, como por ejemplo tu nombre completo, número de Seguro Social, domicilio, número de teléfono, ni los números de las cuentas bancarias o de tarjeta de crédito — ni la de otras personas.
También ten cuidado de compartir otro tipo de información que pudiera ser utilizada para identificarte o localizarte fuera de internet, como por ejemplo el nombre de tu escuela, los nombres de los equipos deportivos a los que perteneces, tu lugar de trabajo o clubes o sitios que frecuentas.

Controla que tu screen name o nombre de pantalla no revele mucha información sobre ti. No uses tu nombre, edad o ciudad en la que resides para componer tu nombre de pantalla. Aunque creas que tu nombre de pantalla te convierte en un ser anónimo, no hace falta ser un genio para combinar algunas claves y descifrar quién eres y dónde puedes ser localizado.

Coloca en línea solamente la información sobre tu persona que desees que sea vista y conocida por otros. Muchas personas pueden ver tu página, incluso tus padres, tus maestros, la policía, los encargados de admisiones de la universidad a la que quieras ingresar el próximo año o el empleador del puesto que desees conseguir dentro de cinco años.

Recuerda que una vez que colocas la información en línea, no la puedes quitar. Aunque elimines la información de un sitio Web, las antiguas versiones quedan registradas en las computadoras ajenas.

Piénsalo bien antes de colocar tu foto en el sitio Web ya que podría ser alterada y difundida de modos que no te hagan muy feliz. En caso de que te decidas a colocar una foto tuya, pregúntate si es una que tu madre mostraría en la sala de su casa.

Coquetear y seducir en línea con extraños puede tener graves consecuencias. Debido a que algunas personas mienten en línea sobre su verdadera identidad, nunca puedes saber realmente con quién estás tratando.

Ten mucho cuidado si un nuevo amigo que has conocido en línea desea conocerte personalmente. Antes de tomar esa decisión, investiga un poco. Pregunta a tus amigos si conocen a esa persona y fíjate qué es lo que puedes averiguar sobre ella usando sitios de búsqueda de internet. Si decides conocer a esta persona personalmente, usa la cabeza: haz la cita en un lugar público durante las horas del día y en compañía de amigos de confianza. Dile a un adulto o a un hermano mayor responsable adónde vas y aproximadamente a qué hora estarás de regreso.

Si tienes alguna sospecha, confía en tus instintos. Si cuando estás en línea te sientes amenazado por alguna persona o si te sientes incómodo con algo que ves en la red, es necesario que se lo digas a un adulto con el que tengas confianza para que reporte el hecho a la policía y al sitio Web. Actuando de esta manera tal vez puedas evitar que otra persona se convierta en víctima.

0 Comentarios :

El comentario debe estar relacionado con la publicación.
Se hará visible una vez sea aprobado.

Copyright © 2016 - 2017 Colegio Santísima Trinidad