La Educación en Familia Por Martha Judith Gallo Rey - Psicóloga

“Bien es que los hijos hereden y aprendan todo cuanto bueno sea de los padres, y mejor que se perfeccionen.”

Miguel de Cervantes


¿Podemos influir los adultos decisivamente en las vidas de nuestros hijos para que puedan ser completas y felices? ¿Cuáles serian las mejores vías en el camino hacia esas metas?

Principios de la Relación Familiar
El entorno familiar tiene la capacidad de producir una felicidad inmensa o una desdicha de grandes proporciones.

La Familia es un sistema de apoyo emocional básico
Tanto el niño como el adulto encuentran en la familia el soporte diario que les sirve de alivio en medio de las actividades cotidianas.

La relación familiar óptima y continuada no se produce espontáneamente
La relación conyugal debe alimentarse de manera constante.

La comunicación eficaz es uno de los fundamentos básicos del éxito familiar
Las familias que utilizan la comunicación a todos los niveles fortalecen cada vez más los vínculos psicoafectivos que unen a sus miembros.

Los primeros años son vitales en varios aspectos de la formación de los hijos
Muchos de los hábitos que duran toda la vida se inician en las etapas preescolar y escolar.

Una familia de éxito se construye a base de esfuerzo, empeño y dedicación
El exceso de trabajo por parte de la pareja resulta cada vez más común y gracias a ello se posibilita un mayor nivel económico.

El conocimeinto de las etapas evolutivas ayuda a los padres a adoptar una acción educativa más eficiente
Con este conocimiento los padres pueden esperar y prever las necesidades futuras.

La disciplina es un pilar básico en la educación de los hijos
La disciplina es necesaria para el desarrollo armónico de la propia personalidad de los hijos.

El entorno familiar ofrece el mejor contexto para la educación sexual de los hijos
Un ambiente abierto en la familia, donde se hable de los aspectos sexuales con naturalidad, es el marco ideal para la educación de los hijos en materia sexual.

La familia es un agente muy influyente sobre la capacidad intelectual y rl rendimiento escolar
Los padres y hermanos mayores pueden ejercer una acción altamente positiva sobre los más jóvenes.

La familia es un agente clave para el sano desarrollo del autoconcepto
Las bases de una autoestima saludable se establecen en el hogar desde los años preescolares.

Compartir valores espirituales elevados une a la familia y aporta una dimensión enriquecedora
Las familias que conservan una escala coherente de valores espirituales, son menos propensas a los problemas de convivencia que las que no se detienen a reflexionar sobre los aspectos trascendentes.

Vale la pena creer firmemente en la familia como fuente de felicidad y de salud mental para sus miembros, admitida aquella como unidad básica de la sociedad. Por tanto, al nutrir a la familia estamos nutriendo psicológicamente a sus integrantes y contribuyendo a una sociedad más equilibrada, más justa y más humana.

0 Comentarios :

El comentario debe estar relacionado con la publicación.
Se hará visible una vez sea aprobado.

Copyright © 2016 - 2017 Colegio Santísima Trinidad