Cómo estudiar mejor en la casa

Estudio publicado en 'Science' y expertos locales dan pistas para no reprobar los exámenes finales.

El año escolar entró, oficialmente, en la recta final. Eso indica que quienes aún no tienen salvado el año escolar tienen un chance final de ponerse al día. [ Ver Más ]
La forma de lograrlo empieza por poner en marcha estrategias que permitan optimizar el tiempo que queda para reforzar conocimientos y preparar exámenes.

Es básico tener en cuenta el sitio en el que se estudiará, la duración de las sesiones, las metas de aprendizaje, las estrategias para memorizar y, algo muy importante, interiorizar lo aprendido asociándolo con algún conocimiento ya adquirido.

Un reciente estudio divulgado por la revista 'Science' concluyó que los exámenes son un estímulo para la elaboración de herramientas que facilitan el aprendizaje. La investigación se refiere, específicamente, al uso de nemotecnia, es decir, a memorizar asociando unos elementos con otros, y a componer frases o construir palabras con las primeras letras de un concepto que uno quiera recordar.

Según la revista, estos elementos son significativamente más efectivos para fijar el conocimiento, que cuando se estudia solamente para presentar pruebas.

En eso coincide el psicólogo y director de posgrados de la Universidad Manuela Beltrán, Pablo Daniel Acero. Dice que hay que plantearse exámenes con sus compañeros de clase e imaginar qué le preguntaría el profesor y relacionar lo aprendido con situaciones particulares para facilitar la recordación.

Todas estas recomendaciones son válidas pero hay algo determinante, asegura Gabriel Torres, coordinador del proyecto Educación Compromiso de Todos: "Uno aprende lo que quiere aprender. Si yo creo que no puedo, no aprendo nada. Debe tener una motivación", advierte Torres.

Y recomienda que cada sesión de estudio no debe superar los 45 minutos de duración.

Aunque cada individuo tiene su propia forma de aprender, expertos consultados por EL TIEMPO proponen una serie de pautas para sacarle provecho a cada sesión de estudio.

Siete recomendaciones

Cero distracciones:

Debe haber un lugar especial para estudiar, no necesariamente un estudio. Ese sitio debe tener todos los útiles a la mano para evitar distracciones y que el estudiante tenga que levantarse. Tiene que estar bien iluminado pero sin ventanas cerca. Ojalá que no haya afiches de artistas en las paredes u otros elementos que alejen al estudiante de los libros.

El papel de la familia:

La familia debe contribuir y respetar el área dedicada al estudio para no generar interrupciones que alteren el proceso de concentración. 

Qué quiere aprender:

Antes de iniciar la sesión de estudio, es fundamental definir qué va a estudiar y trazar un objetivo. Así, la mente puede enfocar mejor los objetivos.

Revisar y leer:

En el momento de la lectura se debe revisar la portada, la introducción y los títulos de cada capítulo. Después, definir los elementos 'clave' de la lección y leer cuidadosamente.

Asociar lo aprendido:

A la medida de la lectura, hay que hacer mapas mentales que consiste en establecer relaciones mentales con conocimientos y vivencias. 

Exámenes previos:

Antes de un examen, se recomienda hacer sesiones de estudio con los compañeros de clase para plantearse las preguntas que haría el profesor.


Apuntar a mano y subrayar:

Los apuntes hechos a mano fortalecen y vigorizan el proceso de aprendizaje. Sin embargo, subrayar todo no es eficaz y puede confundir.

Fuente información / Redacción Vida de Hoy / Diario el Tiempo

0 Comentarios :

El comentario debe estar relacionado con la publicación.
Se hará visible una vez sea aprobado.

Copyright © 2016 - 2017 Colegio Santísima Trinidad